Homenaje a Melisa

abeja

Desde Egipto y pasando por diferentes referencias religiosas, mitológicas, esotéricas y chamánicas, las Abejas han sido colocadas siempre en un lugar muy especial. Han sido inspiradores y protectoras de Diosas, han dado ejemplo de dulzura, pureza, de constante y esmerada actividad, pero quizás lo mas importante han sido maestras mostrándonos la capacidad sagrada femenina de fecundizar y el renacer de la vida.


Melisa era el nombre de la diosa griega Artemisa cuando se veneraba como Abeja Reina y diosa de la miel. Melisa significa “abeja “ en griego. Su miel es el símbolo del divino vientre femenino de la creación.


Rudolph Steiner se refiere a las abejas como seres que debemos estudiarlos mediante el uso del alma, ya que toda la vida de la colmena, su orden y renuncia en pos de la fecundación de la abeja reina, es una clara muestra de una comunidad que trabaja solo por amor y dice, “Por medio de la colmena el Cosmos entra al hombre y le hace fuerte y capaz”.


Las abejas simbolizan también la elocuencia, la palabra y la inteligencia. En hebreo el nombre de la abeja, Dbure viene de la raíz Dbr, palabra. Según relata Plinio se posan sobre la boca de Platón, de niño, " anunciando la dulzura de su elocuencia encantadora " y sobre los labios de San Ambrosio, patrón de los apicultores. Para Virgilio, poseen una parte de inteligencia divina. Yo diría quien no ha utilizado la miel de abejas para recuperar su voz tras un estado viral?


Para poder vivir juntas, las abejas han desarrollado un sofisticado sistema de comunicación. Por medio de una serie de movimientos danzantes, una abeja que busca alimento es capaz de comunicar a sus hermanas en qué dirección y a qué distancia se encuentra una nueva fuente de néctar.


El hombre bajo la observación y la influencia de la vida de las abejas creo un pranayama que se caracteriza por el sonido en forma de zumbido de la abeja; su principal objetivo es inducir un estado meditativo, que facilite la audición del sonido interno, "Nada". Es una práctica básica dentro del esquema del Nada Yoga (yoga del sonido).


Para mi las abejas han sido seres que me han acompañado en la vida de diferentes formas, me he nutrido con su miel y polen, he recibido sanación a través de la apiterapia, sus sonidos me han llevado ha estados meditativos profundos, pero sobre todo la vida de la colmena me ha mostrado como el orden y el amor son elementos primordiales para generar un estado de armonía en la comunidad, precisamente es hacia donde mi alma anhela que nosotros como raza humana evolucionemos.

Gracias Melisa.